Por Marcelo Nuñez

 

 

Sábado 28 Febrero 2009 Ciudad de Antofagasta. 

Fue un viaje de 6 horas desde Iquique hacia la ciudad de “Antofagasta”; pero vaya que valió la pena. Desde las 16:30 hrs. Haciendo la fila para ingresar, con un calor insoportable, 17:45 se abren las puertas y 40.000, si, 40.000 personas abarrotando el Club Hípico de la ciudad.

 

Ya instalados en las primeras filas, vemos como salen a escena las primeras bandas teloneras, cada una con tres temas. Apocalipsis, buenos pero sin chispa; Paris, simplemente horribles, no se como fueron los ganadores de un concurso de bandas, el público los trato sin piedad, mala música y mal vocal – de verdad – horribles. Luego una de las sorpresas; Los Gustavos en plan La Noche por el look; pero muy buenos músicos y que pedazo de vocalista, yo diría un Showman. Me quedé prendado con la banda, primero Rock n roll de los Zeppelin, para seguir con Summertime y vaya voz, el compadre se las traía y para finalizar una versión de Jesuscrist Superstar en español y la gente a esas alturas prendidísima. Mención aparte merece la incursión de un Jesús local, un tipo del público que sus amigos lo levantaban en andas cada vez que el público gritaba “Jesús!! Jesús!!!” (Asi fue durante todo el concierto) jajajaja, de antología. Siguiendo con las bandas; después fue el turno de Crysalida, con un sonido enorme y con una vocal oriunda de Anf, muy hermosa, pero tocaron alrededor de 4 canciones un poco largas y repetitivas como es el metal sinfónico onda The Gathering en las voces y Dream Treather en el sonido, pero bien, salvaron la oportunidad. Luego tocó Dogs, tributo local a Pink Floyd; ya con luces y con el atardecer cayendo, lo que le daba un feeling especial al ambiente, una muuuy buena banda en voces y músicos, hasta con tres coristas y con el público en el bolsillo… luego una pausa y los maestros de Deep Purple se toman el escenario…

El primero fue Steve Morse y le siguen el resto de los chicos. Arrancan con Highway Star, el público eufórico cantando a la par con la legendaria banda; luego Things I need sad, In to the Fire, Strange kind of Woman, donde Gillan, quien estaba sufriendo una bronquitis terrible y tosiendo bastante (razón por la cual descansaba gran parte del show en el público y sobre todo en Steve Morse) mostró la poca voz que le quedaba; seguimos con Mary long, Rapture of the deep, Wring that neck, un solo espectacular de Morse para pegar la bellísima I feel like screaming, luego una aplaudidísima The battle rages on, solo del maestro Don Airey, incluyendo la intro de Mr. Crowley que grabara en sus tiempos con Ozzy Osbourne… genial, pegadito Perfect strangers y despues Smoke on the water y ahí quedó literalmente la cagada, el público vuelto loco y cantando toooda la canción… se retiran… y vuelven con Hush y Black night con un Roger Glover machacando su bajo y el gran maestro Ian Paice haciendo cagar su batería Pearl.

Un gran concierto esperado por muchos acá en el norte…la voz de Gillan no estuvo muy bien pero a nadie le importo eso. Muy buen sonido, excelente presentación, la ubicación perfecta y con una gran organización. Ojala luego veamos algo parecido por acá; para terminar, 6 horas más de viaje para regresar a Iqq y darle al laburo nuevamente pero con la sensación de que ese día sábado quedará marcado para siempre en nuestras vidas.