Por Pato Sesnich Jr.

 

 

 

He de admitirlo; he estado flojo, no he escrito para este sitio desde hace harto tiempo. Bueno, no tanto, lo último que publicaron fueron mis pronósticos del Oscar, que la verdad, para ser honesto, este año estuvieron muy predecibles y de eso ya se habló mucho durante la transmisión del certamen y al día siguiente. Lo destacable fue ver a Hugh Jackman, bueno, ya lo había visto bailando, cantando, porque el canta y baila en Broadway, pero después de la ceremonia acontecida en febrero pasado muchos habrán dicho: “Ah, yo pensaba que servía solo para películas de acción” o “No, que atroz, ¿Wolverine (Lobezno si nos leen de España) bailando? ¡Qué ridículo!”.

 

Ahí lo ven, Jackman también baila y canta…y además, sacó a cantar a Anne Hathaway, una de mis actrices consentidas que también tiene una voz privilegiada –y como le dijo Shirley McLaine “Tienes que utilizarla más a menudo”- no fue tan así, pero se lo dijo, en la presentación al premio de Mejor Actriz Principal, premio que vaticiné para Kate Winslet, pero que en el fondo quería que se lo llevara Meryl Streep. En realidad quería que “La Duda” se llevara todos los premios y eso que al cierre de esta columna, todavía no llegaba a Iquique (el cine tiene 3 copias, una en Santiago, las otras dos en Viña y Concepción. La idea es: esperar a que llegue a cines o esperar a que llegue en DVD en abril próximo, prefiero lo primero). Ah, y si piensa que me enervé por el premio de Actriz Secundaria para Penélope Cruz, está en lo correcto, pero se me pasó en tres días, con unos calmantes y una visita al dentista, bueno, esto último es cierto. 

¿He ido al cine? Sí. En febrero vi al un elenco “soñado” –Drew Barrymore, Jennifer Connely, Ben Affleck, Jennifer Aniston, entre otros- en “Simplemente no te Quiere”, que deja un buen gusto, pero que en Chile tuvo un tibio recibimiento, ya en su segunda semana de exhibición en varios cines (incluyendo Iquique) estaba relegada a dos –incómodos- horarios, mientras que en Estados Unidos a la fecha ya lleva $84 millones de dólares recaudados. Si no la vio en cines, no ande diciéndole a sus amigos: “Ah, pero la vi en DVD”, ¡Mentira! Porque en DVD no se ha lanzado y no tiene fecha de estreno. También vi “Slumdog Millionaire”, la ganadora del Oscar en 8 categorías y (algo que pocos recuerdan) ganadora del Golden Globe como Mejor Película Dramática. Buena historia, buena música, eso si…tengo intenciones de leer el libro en el cual se basa, a ver si se merece el premio a Guión Adaptado. Sí, también he escuchado personas diciendo: “Ah, pero la vi en DVD”. ¡Dejemos de llamar DVD a un disco pirata! “Slumdog Millionaire” en DVD Zona 1 aparece el 31 de marzo, tal vez aparezca antes en algunas tiendas especializadas en Santiago. 

Y ya que menciono DVD Zona 1, les quiero comentar 2 películas en DVD Zona 1 que me parecieron interesantes y que he visto estos últimos días. Si no está en Blockbuster, ni modo, cómprela en Amazon.com o hágame caso, ¡solicítela en Blockbuster! Porque si la solicita, demás que pronto llega a estanterías. Aunque me atrevo a pensar que pronto llegarán a Chile en DVD Zona 4 con traducciones lejanas a lo que tratan… 

HAMLET 2

Esta a lo mejor llega como “Hamlet 2: Una Obra que no es de William”. Me pongo serio, “Hamlet 2” es una comedia musical dirigida y escrita por Andrew Fleming, coescrita con Pam Brady. Fleming, de 43 años, no es un recién llegado en estas lides, ha escrito y dirigido: “Tres Formas de Amar” (1994), “The Craft: Jóvenes Brujas” (1996), “Dick” (1999) con Kirsten Dunst y Michelle Williams y “Nancy Drew” (2007) con Emma Roberts. Brady, en cambio ha escrito algunos episodios de la serie animada “South Park” y la comedia “Hot Rod” con Andy Samberg e Isla Fisher. 

“Hamlet 2”, gira en torno a Dana Marschz (el inglés Steve Coogan, visto en “Tropic Thunder”, como el director de la película que filman en la selva), un actor que durante toda su vida se ha dedicado a participar en diversos comerciales y a realizar obras de teatro con su pequeña compañía en el colegio en donde imparte clases. Claro que las obras que monta cada año son adaptaciones de películas –por ejemplo: “Erin Brokovich” la de Julia Roberts-. En plena crisis (sentimental y laboral, quieren cerrar el taller de teatro) a Dana se le ocurre crear algo original; un musical basado en “Hamlet” de Shakespeare, motivando aún más al alumnado (se les unen los chicos malos de la escuela) y a ¡Elisabeth Shue!, sí, la ganadora del Oscar por “Adiós a Las Vegas”, que en “Hamlet 2” tiene un personaje breve, pero destacado como…¡Elisabeth Shue! Pero no ejerciendo su profesión de actriz, sino que…si sigo escribiendo contaré toda la película. No es la idea. Véala. 

 

 

GHOST TOWN

Antes de tomar vacaciones –en febrero pasado- fui al dentista a que me hiciera una limpieza. No confesaré la última vez que fui a uno. El punto es que tras la limpieza, mi odontólogo me recomendó usar Colgate…perdón, no, eso es un comercial. Tras la limpieza, mi odontólogo me dijo: “Cuando regreses de vacaciones, tienes que venir a la consulta para taparte las caries y las muelas que tienes”. Y yo que pensaba que mi dentadura irlandesa-croata (¿y eso?) estaba limpia y saludable.

Y un día antes de viajar a Santiago, me reuní a ver “Ghost Town” escrita y dirigida por David Koepp (“La Ventana Secreta”, 2004 / “Ecos Mortales”, 1999), coescrita con John Kamps (con quién escribió “Zathura” en 2005) una comedia seria con tintes de fantasía, que no te saca risas a carcajadas, sino que te deja una sonrisa en el rostro por un largo rato. 

La cinta sigue a Bertram (Ricky Gervais, “The Office”, la inglesa) un ortodoncista amargado, aburrido y hastiado de la vida, que un día es intervenido, percatándose que tras la operación puede ver fantasmas deambulando al lado suyo. En el hospital le dicen –no textual-: “Si, es que usted estuvo muerto por un par de minutos y por eso puede ver a gente muerta”. Uno de esos fantasmas es el prepotente Frank (Greg Kinnear) que le insiste a Bertram que le haga un favor: le de un mensaje a su ex esposa Gwen (Téa Leoni) a la que engañó en vida con mujeres mas jóvenes que ella. Agradable y como ya escribí, deja una sonrisa en el rostro por largo rato.