La Sixtina peruana o cómo realizar una obra de arte en base a la fe (y la conquista) Reviewed by Momizat on . Instalados en Cusco, hicimos un tour por algunas localidades cercanas, fue así como llegamos hasta Andahuaylillas, un pequeño pueblo de casi 5.000 habitantes, s Instalados en Cusco, hicimos un tour por algunas localidades cercanas, fue así como llegamos hasta Andahuaylillas, un pequeño pueblo de casi 5.000 habitantes, s Rating: 0
You Are Here: Home » Columnas » La Sixtina peruana o cómo realizar una obra de arte en base a la fe (y la conquista)

La Sixtina peruana o cómo realizar una obra de arte en base a la fe (y la conquista)

La Sixtina peruana o cómo realizar una obra de arte en base a la fe (y la conquista)

Instalados en Cusco, hicimos un tour por algunas localidades cercanas, fue así como llegamos hasta Andahuaylillas, un pequeño pueblo de casi 5.000 habitantes, situado en la provincia de Quispicanchis, a no más de 45 kilómetros de la ciudad de la histórica ciudad.

Ahí se encuentra una de las obras más hermosas que me tocó ver en el viaje, se trata de la iglesia de San Pedro, también denominada la Sixtina peruana, una bellísima construcción que forma parte del barroco andino, movimiento artístico que apareció en el virreinato del Perú entre los años de 1680 y 1780.

Por fuera se ve como una iglesia normal de mediano tamaño, pero al ingresar es impresionante la calidad del trabajo artístico que se puede apreciar; espectaculares figuras y creaciones de oro y plata, otras con enchapes con los mismos elementos, además de hermosos tallados, murales y pinturas, todos cuentan una historia de conquista y religión.

Se puede apreciar fácilmente que el techo está recubierto por una decoración de estilo mudéjar con motivos naturalistas, florales y frutales. Esta decoración fija se complementa con abundantes lienzos que se integran al conjunto por medio de sus lujosos marcos en pan de oro, según las descripciones que da el guía que nos acompaña – que al igual que todos los trabajadores del turismo en Perú – está muy empoderado con su labor.

Las pinturas del lugar son de Luis de Riaño, artista criollo de padres españoles pero nacido en Perú, éstas cubren la gran mayoría de los muros y le dan un tinte especial a toda la arquitectura del lugar, es imposible dejar de mirarlas mientras uno recorre la iglesia.

Visitar este lugar es casi una obligación para los turistas que visitan Cusco, uno se va empapado de un arte espectacular, y se queda – al menos a mí me pasó – con la sensación de que ha visto algo único en el mundo, porque es innegable que esta iglesia es uno de las creaciones más sorprendentes y hermosas del arte religioso, y que está ahí, como un latente testimonio del pueblo andino y su proceso histórico.

Acerca del Autor

Una vez LL Cool J me respondió un "tuit"

Numero de Entradas : 282

Deja un comentario

© 2013 Powered By Wordpress, Goodnews Theme By Momizat Team

Scroll to top