Emotiva peregrinación para dejar coronas de flores de papel en cementerios pampinos de salitreras Agua Santa, Mercedes y Catalina

Un emotivo peregrinar para rendir un homenaje, a todos aquellos que yacen en olvidados cementerios pampinos, realizaron las estudiantes y un varón que participaron en el taller de Arte Fúnebre de Coronas de Flores de Papel, que se prolongó por más de tres meses, con el objetivo de recrear y recuperar esa tradición que surgió en el desierto nortino para honrar a los difuntos, sorteando así su aridez.

Un grupo integrado por unas 40 personas, incluida la Banda Tunupa, acompañó la jornada, marcando la ritualidad en cada ingreso a los cementerios que se visitaron: Agua Santa; Mercedes, donde hay difuntos, además, de Estación Negreiros, Josefina, Progreso y Compañía; y Catalina, donde yacen pampinos de esa salitrera y Coruña.  Todas éstas ubicadas en las inmediaciones de la Comuna de Huara.

El peregrinaje partió en Agua Santa, donde se marcó la actividad con rituales andinos y luego se marchó en procesión hacia el cementerio olvidado. La mayor parte de los y las pampinas son adultos mayores, por lo que un equipo de voluntarios de la Cruz Roja, asistieron toda la actividad.

Cumplido con los rituales, se ingresó al cementerio y las personas empezaron a depositar las coloridas coronas de flores de papel, en las tumbas abandonadas. Tras el recorrido se bailó el Cachimbo de Tarapacá, a los sones de la banda Tunupa, evidencia de cómo se funde lo pampino y lo andino. La segunda parada fue en el cementerio de Oficina Mercedes, donde se cumplió con similar ritual.

El último cementerio pampino visitado fue el de Coruña, donde encontramos una sepultura reciente, -1988-, de la pampina Leontina Muñoz de Montaño, cuya sobrina relató que viviendo en Arica, su pariente expresó como último deseo, de ser sepultada en ese cementerio, donde yacen sus antepasados.

Virginia Mondaca y su amiga Uberlina, de 85 años, se emocionaron profundamente al pisar el suelo salitroso de los cementerios pampinos. Ambas coincidieron en destacar la vida difícil y valentía del obrero pampino.

La monitora del taller, Claudia Cepeda, dijo que las personas estaban muy impactadas por la desolación de los cementerios pampinos y que llevar flores, permite recuperar la tradición y homenajear a las personas que habitaron las distintas salitreras.

Héctor Cayasaya, cultor del Cachimbo de Tarapacá, destacó que en los cementerios pampinos, están también sus ancestros andinos. “Los aymaras nos sentimos orgullosos de esto… somos pampa, raza, bronces, país, libertad”.

RECUPERAR LA TRADICIÓN

El taller de Coronas de Flores de Papel fue organizado por la Corporación Museo del Salitre, (CMS) con la finalidad de contribuir a rescatar y mantener las prácticas que surgieron en la pampa. Y contó con el apoyo de SQM Nueva Victoria, que en esta ocasión estuvo representada por Garry Mérida, jefe de relaciones comunitarias.

Patricio Díaz, jefe de Patrimonio de la CMS, destacó el trabajo que viene realizando esa Corporación, por salvaguardar el estado actual de un sinnúmero de cementerios pampinos abandonados, incluyendo los que se visitaron en esta ocasión. El proyecto se realiza con el apoyo del Gobierno regional de Tarapacá, con el propósito de evitar mayores daños y mantener un catastro dl estado actual de cada uno de éstos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here