Cristián Galaz y Andrea Ugalde, los realizadores de «El regalo», tuvieron una corazonada. Alentados por los elogios de las personas que la vieron antes de su estreno decidieron encargar más copias. Pasaron de 20 duplicados a 34. Una apuesta arriesgada, pero que fue acertada. A pocos días de completar su sexta semana en salas, el filme ya superó los 123 mil espectadores y ninguna de las 34 copias (que cuestan US$1.500, cada una, unos $950.000 al cambio actual) que están en salas del país ha dejado de exhibirse.

A pesar del éxito todavía están lejos de recuperar la inversión, pero también lejos de tener que cambiarse de casa, como les advirtieron a sus hijos que pasaría si la película fracasaba.

Si al principio la fueron a ver personas de la tercera edad, paulatinamente fue ampliándose su público, y hoy son los jóvenes los que están llenando las salas. Como sea, en las funciones se produce un fenómeno muy poco usual: la gente aplaude la película. Sus realizadores han sido testigos de que no se trata de un hecho aislado.

«La gente nos agradece la película. Una chica nos escribió«me devolvieron las ganas de gozar, me di cuenta de que me había comido la máquina y de que la vida se puede disfrutar»», señala Andrea Ugalde.

«Una señora nos agradeció que le habíamos arreglado un problema en su matrimonio (ríe). En realidad, es la gente la que arregla las cosas. Lo que pasa es que la película gatilla ciertas cosas. Por eso nosotros le pusimos un nuevo lema: «El regalo, la película que hace bien»», agrega Galaz.

Para los jóvenes la película juega en contra de la desesperanza que abunda hoy en día. «Se siente que los caminos se cierran más que se abren, y este es un relato donde las cosas suceden de otra manera. Aquí las oportunidades se abren a partir de lo mejor de los seres humanos: la amistad, el cariño, el amor, la solidaridad. Cosas que no se compran», dice Galaz.

La película tuvo que superar varios prejuicios. El primero, señalan, es que esta era una película «de viejos y para viejos».

«Y otro es que era una película chilena y estas son percibidas últimamente como mal hechas, groseras y sobre todo fomes», dice el director de «El chacotero sentimental».

El gran triunfo de este filme es la publicidad «boca a boca». Eso explica que la cinta haya ido de menos a más y que después de varias semanas en segundo lugar de taquilla, la pasada escaló hasta el primer lugar, superando a «Mamma Mia!».

Estos días marcha nuevamente segunda después de la última cinta Bond, «Quantum of Solace».

Es el resultado de seis años de trabajo, de los cuales cuatro estuvieron dedicados al guión, el que se escribió con la asesoría del cubano Eliseo Altunaga quien viajó dos veces a Chile a supervisar este trabajo.

Los han llamado de México y de otros países interesados en la cinta. «Es raro, hoy en día, que una película lleve más de cien mil espectadores, entonces cuando pasa se despierta el interés de los distribuidores, pero todavía estamos en cartelera y esperamos que la vea mucho más gente en Chile».

 {gallery}fenomeno{/gallery}